Cinco mentiras sobre el marketing

El desconocimiento nos lleva muchas veces a la generalización o a la confusión de términos, algo tan extendido como normal, ya que no se puede saber de todo.

Con algunas actividades o profesiones pasa exactamente lo mismo; con lo que habitualmente cada persona tiene una visión distinta en función de sus conocimientos, ocupación o cercanía.

El marketing es a menudo víctima de estas confusiones, posiblemente por dos razones principales:

  1. Su importancia en el mundo de la empresa, que invita a advenedizos y buscavidas a emplear la palabra con cualquier excusa. 
  2. La ambigüedad del término; que abarca actividades tan diversas como la labor comercial, la distribución, el mundo de las finanzas u otras como la promoción de ventas.


Hoy os cuento cinco mentiras muy comunes en torno al marketing; pero seguro que podéis encontrar más muy fácilmente en una profesión tan atractiva.

ES TODO MARKETING

Una frase con categoría de mito, repetida hasta la saciedad en momentos muy poco apropiados como anuncios de televisión, promociones de 2x1 o grandes eventos que se erigen en “chispa de la vida”.



La promoción, la publicidad, las relaciones públicas y demás son, para mucha gente, marketing. Y no les falta razón; pero es una parte tan pequeña que llamar marketing a un spot es como llamar carne a la pechuga de pavo.

TAN SÓLO ES MARKETING

Muy asociada a la anterior y utilizada de forma despectiva. Son las mentiras que enganchan a un producto o un anuncio espectacular (incluso más que la propia marca).


Volvemos a lo de siempre. La parte no puede ser denominada como el todo. Y lo más importante, el marketing busca la satisfacción del (posible) cliente; saber lo que necesita o simplemente lo que quiere o apetece y ofrecérselo de la mejor forma posible. Mentir, engañar o confundir, por definición no es marketing; y un producto que funciona no es “tan sólo marketing”.

LA MODA DEL TELEMARKETING

Teleoperador o teleoperadora. No es marketing, aunque la decisión de tener un call center o llamar a todo dios para colocarle un producto haya venido de ahí.


Las acciones que se hacen pueden ser denominadas operaciones; pero no marketing porque no hay, entre otras cosas, ni decisiones ni estrategia.

SOY RELACIONES PÚBLICAS DE UNA DISCOTECA

No. Repartes flyers. Tienes labia. Y seguramente seas un poco pesado. Pero no eres relaciones públicas. Ojo, lo digo con todo el respeto por ti y tu trabajo; regalas chupitos y para mí eso es de los trabajos más satisfactorios que se pueden hacer. Pero no son relaciones públicas.


Las mínimas conversaciones que mantienes con cuadrillas de amigos no es trabajo con grupos de interés. Llamarle guapa a una rubia no es hacer una acción promocional. Gritar el precio de los cubatas no es difusión en medios.

SE BUSCA JÓVEN CON BUENA PRESENCIA PARA TRABAJAR EN MARKETING

Mentira cochina. Buscas a un chaval para lanzarle a la calle a tocar puertas con el cuchillo entre los dientes para que coloque contratos de ADSL; los necesite el cliente o no. Es decir, el anti-marketing. Con un poco de suerte, motivación de las de película de Hollywood (gritos y soflamas incluidas) y salario por objetivos; el chaval se convertirá en un tiburón callejero.


Se busca joven porque es el más débil y nadie quiere hacer ese trabajo desagradecido, duro y lamentablemente, en muchas ocasiones, algo inmoral. Buena presencia para que al menos la gente de buena fe / víctima perfecta le abra la puerta. Y lo del marketing... en todo caso estaría relacionado con la labor comercial.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Qué te ha parecido?